Derecho de admisión. ¿Puedo entrar?

¿Quien no ha visto alguna vez colgado a la puerta de una discoteca, pub, o restaurante un cartel con el título bien legible con grandes letras de “reservado el derecho de admisión”?



Pues tal vez esta advertencia no se ajuste exactamente a derecho como muchos pueden pensar.

Podemos definir el derecho de admisión como la facultad que tienen los titulares de los establecimientos públicos y los organizadores de espectáculos y de actividades recreativas de determinar las condiciones de acceso al recinto dentro de unos límites legales.



Condiciones:

Según marca la Constitución española en su artículo 14, debe existir respeto a la dignidad de las personas y a sus derechos fundamentales. Todo el mundo es igual ante la ley, sin que pueda prevalecer ninguna discriminación.


Evitar negar a nadie, de forma arbitraria o improcedente, la entrada a los locales públicos.

Las condiciones tienen que ser objetivas, no arbitrarias o improcedentes.

Las condiciones deben ser públicas y cumplir los siguientes requisitos: exhibir un rótulo en el que aparezcan las condiciones objetivas (accesos, visible desde el exterior y si hubiere en las taquillas), un rótulo en el que aparezca el aforo máximo permitido (entrada), y la aplicación de dichas condiciones debe hacerse en términos de igualdad.


El establecimiento debe enviar copia del texto del rótulo al órgano competente antes de intentar ejercer el derecho de admisión. La copia sellada por el organismo responsable debe permanecer obligatoriamente en el establecimiento. Si se practicase alguna modificación en dicho texto, esta debe ser comunicada al órgano competente.


Limitaciones de acceso:

Cuando se haya completado el número de plazas que establece la licencia del local.

A aquellas personas que manifiesten actitudes violentas o agresivas.

A las personas que porten armas u objetos que puedan ser usados como tales.

A las personas con ropas o símbolos que inciten a la violencia, al racismo o a la xenofobia.

A aquellas personas que muestren síntomas de haber consumido sustancias prohibidas.

Es posible expulsar a aquellas personas que dificulten el correcto desarrollo del espectáculo o actividad.


La responsabilidad es del titular del establecimiento o el organizador del evento, o de los profesionales designados para realizar el control de acceso y que estén identificados como tales.

Es derecho del consumidor presentar una reclamación cuando vea vulnerados sus derechos o el establecimiento no cuente con los requisitos establecidos, bien mediante una hoja de reclamaciones o bien solicitando el auxilio en los casos más extremos de la intervención de una patrulla policial.




Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Social Icon

© 2017 Grupo Legal Iuris

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black LinkedIn Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now